Automatización y gestión de almacenes en época de Covid 19

Tendencias que se han notado en el mercado de la automatización y gestión de almacenes en plena pandemia del Covid-19 y a posteriori.

¿Cómo se ha comportando el mercado con la epidemia?

La logística es una actividad muy relacionada con la actividad comercial por lo que el impacto está íntimamente relacionado con la evolución del producto que gestionen. Hemos tenido clientes que han tenido que hacer verdaderos esfuerzos para dar respuesta al aumento de la demanda, sobre todo en determinadas gamas de productos, muy solicitados durante el confinamiento; mientras otros clientes han visto su actividad muy reducida e incluso paralizadora.

En cualquier caso la logística y el transporte es una actividad de servicio muy sacrificada, con gran capacidad de adaptación, de creatividad y de colaboración. Los clientes han sido muy ágiles en balancear sus recursos, en modificar su negocio para adaptarlo al escenario nuevo, con imaginación y esfuerzo. Sin duda el papel de la tecnología en esos momentos también ha sido fundamental, como palanca de cambio en muchas de estas adaptaciones a las necesidades de un mercado convulsionado por la pandemia.

¿Se ha notado un incremento de interés por parte de clientes o posibles clientes por soluciones de automatización y de gestión que eviten contactos físicos?

No sólo por el contacto físico, sino por la seguridad en general y a lo largo de todo el proceso logístico. Aspectos de seguridad y trazabilidad, de seguimiento de pedidos, de monitorización de la cadena de suministro, bloqueo de lotes de producción, calidad, etc. han vuelto a ser revisados en multitud de industrias: alimentación, bebidas, farma, cárnicas etc.

Otro bloque fundamental de interés por parte de los clientes es todo lo relacionado con el teletrabajo, tanto en lo que al propio teletrabajo se refiere, poder trabajar desde casa gestionando el almacén o el transporte de su compañía del mismo modo que si estuviera sentado en su plataforma logística; como en lo que se refiere a contar con cadenas de suministro integradas -que permitan contar desde cualquier punto de la información necesaria para tomar decisiones rápidas- y la visibilidad de la cadena de suministro para aportar información en tiempo real a clientes y distribuidores de manera desatendida a través de portales y apps.

Lógicamente la adecuación a las medidas sanitarias en las instalaciones, desde el poder dar cita a los transportistas, evitar aglomeraciones en entradas y salidas o mejorar la operativa con el uso de tecnologías como la voz para la preparación de pedidos, y como dices, incorporar mecanizados en la operativa es otra de las tendencias que se han visto reforzadas por el efecto de la pandemia.

¿Qué soluciones de automatización están teniendo una mejor acogida en el ámbito de la logística y del transporte en este contexto de crisis sanitaria?

Hemos mencionado varias, no obstante creo que vamos a encontrarnos con dos tipos de enfoques en un escenario tan líquido como el actual. En los primeros momentos lo que ha primado ha sido la capacidad de respuesta, la flexibilidad para adaptar la operativa a la nueva demanda, poder trasladar flujos tradicionales a ventas e-commerce, con tensiones tanto en la parte de aprovisionamiento de determinados productos -desde mascarillas y geles a snacks y rodillos de bicicletas- al aprovisionamiento de aquellos comercios (alimentación, sanitarios) cuya demanda ha crecido más.

Lo que pensamos que vendrá a partir de ahora es una revisión de las capacidades logísticas en áreas que se han demostrado claves como son: el E-commerce, el aprovisionamiento y la digitalización de toda la cadena de suministros.

¿Era una tendencia que se venía consolidando en los últimos años y que el coronavirus ha intensificado, o por el contrario la pandemia ha propiciado un cambio de hábitos en la demanda?

Podemos hablar principalmente de tendencias que se han visto intensificadas. Quizás veamos algún cambio respecto a la diversificación o reubicación de proveedores en productos sanitarios o productos críticos, con procesos de refuerzo de proveedores nacionales sería razonable prever algún cambio en ese sentido o bien la creación de almacenes de reserva en proximidad, si bien este tipo de procesos implican un incremento de precios y esa es una tendencia -la de reducción de costes- que ofrecerá mucha resistencia.

El impacto de los cambios en los hábitos de compra principalmente es lo que va a marcar la tendencia a medio plazo. El e-commerce, el hogar como centro de la actividad (desde ocio a trabajo), el servicio a domicilio, la digitalización son tendencias que van todas en la misma dirección y con mucha fuerza. Aguas abajo implica importantes cambios en la logística, en los modelos de entrega, en el papel de los operadores como gestor de la relación con el cliente, etc. y también en la digitalización del servicio, que arranca en un proceso on-line y que se tendrá que desarrollar on-line entre diversos actores altamente integrados desde el proveedor a la entrega final.

¿Qué más cambios estáis notando en las dinámicas de mercado con el coronavirus?

Tenemos que ver el impacto económico de la crisis y cómo va a afectar a sectores clave de nuestro mercado: turismo, automoción, construcción tanto por la demanda externa como por la potencial pérdida de renta y de empleo. Esperamos un entorno muy dinámico, de transformación, adaptación de canales y procesos logísticos para adaptarse a todo ello y donde puede haber todo tipo de tensiones. El tsunami ha pasado, pero no somos capaces de valorar los efectos y la transformación que nos traerá.

 

Post anterior
Post siguiente