Torre de Control: cuadros de mando a medida.

La Torre de Control debe integrar los intereses corporativos de la compañía. La capacidad de integrar soluciones de diferentes orígenes es clave.

No hay dos empresas iguales, tampoco en sus cadenas de suministro, de ahí que las soluciones con las que cuenta y que precisa cada compañía también deban ser diferentes y adaptadas a las necesidades y a las estrategias de cada caso concreto.

La Torre de Control, como herramienta de integración y control del resto de soluciones: ERP, TMS, WMS, necesita ser capaz de asimilar la propia visión corporativa de cada negocio para resultar realmente útil. El potencial de la Torre de Control bien implementada va mucho más allá de una coordinación adecuada y eficiente de actividades y procesos, permite, además, integrar los intereses generales de la compañía con una visión corporativa, que tenga en cuenta desde los costes de formación hasta la gestión de riesgos, pasando por las decisiones logísticas que implican costos financieros.

El primer paso del éxito siempre es hacerse las preguntas relevantes:

  • ¿Qué indicadores son clave en mi negocio?
  • ¿Qué niveles de servicio me piden los clientes?
  • ¿Cómo hago visible la información no solamente en mi área, sino también de manera integrada con los procesos de mi compañía?

Las necesidades y prioridades de cada empresa van a ser diferentes. Decidir dónde poner el foco para monitorizar la Torre de Control dependerá de la cadena de suministro que exista en cada empresa y de los procesos que interese monitorizar, que pueden variar considerablemente en cada caso:

  • Los costes en la relación cargador-transportista
  • La relación almacén-clientes
  • La relación distribuidor-proveedor
  • La relación central logística-tiendas

Son solo cuatro ejemplos de procesos que marcarán una diferencia en la implementación de la Torre de Control y en sus necesidades de visibilidad. 

Además de encontrarse listas para su implantación en cada proceso concreto, nuestras soluciones son perfectamente capaces de integrarse con las soluciones que ya tenga cada cliente, aunque provengan de orígenes diversos. De este modo el cliente dispone de un middleware que ofrece visibilidad y facilita la integración con las demás herramientas operativas que ya utilice.

Post anterior
Post siguiente